Smoda.elpais.com

Una gelatina roja apestosa para soldados y la ‘niña anuncio’ con el trasero blanco: así se inventó el protector solar.

En 1929 la edición estadounidense de la revista Vogue publicaba que el “sunburn movement”, o lo que es lo mismo, la infinidad de quemaduras solares por la nueva fiebre del bronceado, había dado lugar al surgimiento de una industria completamente nueva, que incluía trajes de baño, cosméticos y ropa diseñada con el propósito de adquirir o mostrar ese tono canela en la piel que tanto costaba conseguir. Lo cierto es que en aquel momento, broncearse era toda una revolución social.

Lee el artículo completo aquí.